Sostenibilidad

Dentro del marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia puesto en marcha por el Gobierno de España para la gestión de los fondos NextGenerationEU de la Unión Europea, el Boletín Oficial del Estado (BOE) ya ha publicado la apertura de una nueva convocatoria para el reparto de 150 millones de euros entre las compañías de la industria manufacturera española. Fondos que irán destinados a financiar la puesta en marcha de ambiciosos planes en materia tanto de innovación como de sostenibilidad, con el potencial de en su conjunto incentivar la transformación del sector y su apertura a ese nuevo modelo circular que se está intentando implantar a nivel europeo.

Después de algunos altibajos en el apoyo al biogás y biometano en España, se está produciendo en los últimos tiempos un cambio en distintos factores que ha provocado un resurgimiento del interés en esta tecnología.

El Reglamento (CE) nº 1881/2006 por el que se fija el contenido máximo de determinados contaminantes en los productos alimenticios, ha sido objeto de decenas y decenas de modificaciones en los casi dieciséis años de existencia. La tendencia es constante y por momentos parece que se acelera, recientemente hablábamos de algunas recomendaciones (furanos, alquifuranostoxinas de Alternaria y glucoalcaloides) de la Comisión Europea (CE) para valorar posibles revisiones de la legislación en este campo. En este artículo traemos algunas de las últimas propuestas que en el corto y medio plazo afectarán a la legislación sobre contaminantes.

Los cambios legislativos hacia envases sostenibles están generando la introducción de nuevas soluciones de envasado con nuevos materiales y formulaciones. Estos cambios tienen que ir acompañados con las medidas de control de migración oportunas. Te contamos paso a paso qué son las migraciones, cómo se miden y quién tiene que hacer este tipo de ensayos.

Para 2030 el 100% de los envases que se pongan en el mercado de la UE deberán ser reutilizables o reciclarse de manera rentable. Para ello se deben introducir cambios por materiales con recubrimientos, nuevos bioplásticos, nuevas formulaciones, papel, cartón, madera y otros materiales alternativos…que necesitan ser controlados y ensayados para los usos en contacto con alimentos en cada caso, como calentamiento en microondas, o en horno, tratamientos térmicos…

La tecnología de extrusión para la obtención de nuevos alimentos a partir de proteína alternativa, la biotecnología aplicada a alimentos innovadores y la producción de cultivo celular se postulan como tres de las líneas tecnologías que marcarán el futuro de una alimentación sostenible.  De todo ello, empresas, plataformas y centros de innovación que estamos apostando por transformar nuestro sistema alimentario hacia un modelo más sostenible hablamos en la Jornada de Alimentación del futuro, ¿quieres saber más?

La tecnología y la sostenibilidad serán dos de las claves para el desarrollo de los alimentos del futuro, que también contarán con mejores propiedades nutricionales y sensoriales; así se desprende de las conclusiones de la jornada de innovación sobre la alimentación del futuro organizada por AINIA.

La industria se encuentra actualmente en pleno proceso de transformación del sistema alimentario hacia un modelo más respetuoso con el medio ambiente. “La concienciación de los consumidores es cada vez mayor a nivel de sostenibilidad y salud, ya no se conforman con cualquier desarrollo de producto, ahora valoran si se ha producido y distribuido minimizando su impacto en el entorno, reduciendo el uso de materiales, luchando por combatir el desperdicio alimentario y si, además de tener propiedades saludables y sostenibles es un alimento sabroso”, según ha explicado la responsable de Tecnologías de producto y procesos de AINIA, Encarna Gomez.

Sostenibilidad medioambiental y funcionalidad son las dos tendencias que definen al envase alimentario del futuro. MeetingPack, el encuentro bienal organizado por AINIA y AIMPLAS que este año celebra su quinta edición en el Palacio de Congresos de Valencia, reunirá un año más a toda la cadena de valor del envase los días 20 y 21 de abril para abordar los retos y oportunidades que la economía circular plantea al sector del envase barrera alimentario.

La Unión Europea ha identificado cuatro modelos bajo los cuales se pueden enmarcar las actuaciones en materia de Economía Circular. Uno de estos modelos hace referencia al diseño circular de los productos, los materiales que se emplean, así como su origen. En este artículo abordamos este modelo con ejemplos actuales que muestran cómo empresas de distinto tamaño y procedencia apuestan por la circularidad.

 

Frente a quien piensa en la tecnología como un monstruo implacable cuyo avance arrasa con todo, el CEO de T-Systems Iberia, Osmar Polo, la ve como la herramienta por excelencia para construir un mundo mejor. Aunque es consciente de los daños que causa, opina que son el resultado de decisiones humanas y confía en que su buen uso nos ayudará a resolver los grandes retos, como la emergencia climática.

Startup, incubadora, coworking, unicornio o crowdlending son una serie de términos que ya se han instalado en la conversación pública y que forman parte del glosario de cualquier entorno de innovación. Sin embargo, bajo todo este neolenguaje subyace un mismo concepto: una idea. Y es que, en la mayoría de las ocasiones, la innovación solo depende de dos cosas: generar una idea y tener la audacia de llevarla a cabo.

Probablemente, Tomás Pascual desconocía lo que era un hub y, casi con toda seguridad, no se definía a sí mismo como un disruptor. Pero sí que tuvo una idea. No hace tantos años, en 1997, el fundador de Pascual recorría los pasillos de la feria alimentaria de Anuga, en Alemania, cuando le dieron a probar una exótica mezcla de leche y zumo, dos elementos que aparentemente eran incompatibles en una misma bebida. Su carácter innovador y su instinto emprendedor le impulsaron a ponerse a trabajar de inmediato. Así fue cómo creó  Biofrutas, la primera bebida de zumo y leche del mercado español.

Evitar la improvisación es la clave para desarrollar una política medioambiental eficaz y a largo plazo, por eso algunas de las principales empresas españolas trabajan desde hace más de una década para mejorar su huella en el planeta. Pero en los últimos años los criterios de sostenibilidad y gobernanza han ganado terreno ante la emergencia climática y la necesidad de impulsar la diversidad y el conocimiento en las empresas.

La causa medioambiental es ahora el epicentro de muchas de las decisiones que toma el mundo de los negocios. Miguel Ángel López, consejero delegado de Siemens España, lo defiende, y describe que se ha despertado una inquietud en todos los ámbitos para ser sostenibles “no solo con el medio ambiente, también con la sociedad”. En Siemens llegaron a esta conclusión en su estudio Claves e inversiones estratégicas para una España 5.0 y la compartieron con los participantes del debate organizado la semana pasada por EL PAÍS y la propia multinacional alemana. En este evento todos tuvieron la misma reflexión: las personas son el activo principal de las empresas.

Cada vez son más las empresas preocupadas y ocupadas en incorporar medidas que permitan mejorar la sostenibilidad de sus industrias, no solo en sus procesos productivos sino también en el transporte. Hace años que hablamos de “movilidad sostenible” en la industria, pero lejos de ser sólo “postureo” significa un cambio significativo en la logística y la gestión de las flotas de la empresa teniendo en cuenta las variables y complejidad de cada industria, de cada actividad y las particularidades de cada empresa. El objetivo real es crear un plan a medio y largo plazo que permita disminuir la emisión de CO2 de nuestra actividad.
Búsqueda de información

  • Contenidos

  • Rango de Fechas

  • Categorías

  • Retos